miércoles, 12 de enero de 2011

Falta de legitimación ad causam y falta de legitimación ad procesum.

LEGITIMACIÓN AD CAUSAM.

Es la aptitud del sujeto para iniciar acción al tener relación directa con el objeto de la pretensión o con la relacion jurídica controvertida, siendo preciso que el interés jurídico derive de la relación jurídica contenciosa. O bien la cualidad de un determinado sujeto consistente en el ejercicio de la acción según entiendo por hallarse dentro de la situación juridica determinado.

La tendencia es a considerarla excepción material, y a resolverla por tanto con el fondo, esto es en los casos en que esa afirmación del actor de la legitimación puede resultar dudosa o bien es mejor entrar a conocer esa posible relación con la relación jurídica controvertida. No obstante  cuando la falta de legitimación es evidente cabe estimarla con caracter previo. Pudiendo por supuesto conocerse de oficio. Puede ser activa o pasiva.

LEGITIMACIÓN AD PROCESUM.

La legitimacion ad procesun es la capacidad para ser parte de un proceso, es similar a la capacidad de hecho del c.c, y su ausencia es motivo de una excepcion dilatoria llamada "falta de representacion suficiente" y es una impugnacion puramente procesal.


Ejemplos de ambas.

Un ejemplo de la primera seria cuando un incapaz inicia una demanda sin su representante necesario. Un ejemplo de la segunda seria cuando una persona reclama un daño moral sin haberlo sufrido.