lunes, 21 de noviembre de 2016

Todo lo que debes saber cuando compras o vendes un coche. Compra-venta de coches.

Por regla general, cuando la gente compra o vende un coche utiliza un contrato de compraventa que le ha dejado un amigo o vecino, o que ha encontrado en webs de Internet. Sin embargo, muchos de estos contratos pueden esconder 'cláusulas abusivas' u omitir datos.

De esta forma, por ejemplo, si adquiere un vehículo en mal estado, no puede exigir a su anterior dueño la reparación de averías inesperadas: entre particulares, puede reclamar al vendedor por vicios ocultos durante seis meses y, si adquiere el coche a una empresa, cuenta al menos con un año de garantía.

Para evitar problemas, lo recomendable es usar un contrato avalado por Consumo o algún club de automovilistas. Le indicamos qué debe tener en cuenta al realizar un contrato de compraventa y le facilitamos uno fiable.

sábado, 12 de noviembre de 2016

¿Es necesario obligar el contrato de alquiler al IPC indice de precios de consumos?


En la actualidad, en los nuevos contratos no es obligatorio vincular la subida (o descenso) de la renta a la variación del IPC, con la modificación que introdujo la Ley 4/2013 de Medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado del Aquiler de Viviendas, pero en la mayoría de contratos continúa ligada.

Pero a la hora de actualizar la renta, ¿Cuál es el mejor indice que utilizar, el ipc o el igc?


Propietario e inquilino tienen libertad para pactar el índice por el que van a revisar el precio anual del alquiler. El Gobierno ha cambiado la ley para que este tipo de contratos no sufra los vaivenes de la economía y desde el pasado 1 de abril aplica el Índice de Garantía de la Competitividad (IGC), más estable, en caso de no haber acuerdo explícito. Sin embargo, los expertos confirman que el Indice de Precios de Consumo (IPC) sigue siendo la principal referencia para revisar las rentas.


¿Quien se encarga del mantenimiento del jardín en las casas de alquiler?

La Ley de Arrendamientos Urbanos no contiene precepto alguno acerca de la obligación de conservación y mantenimiento de un jardín cuando forme parte de la vivienda arrendada.

El Código Civil en su artículo 1.555.2 señala que el arrendatario está obligado: 

A usar de la cosa arrendada como un diligente padre de familia, destinándola al uso pactado; y, en defecto de pacto, al que se infiera de la naturaleza de la cosa arrendada según la costumbre de la tierra. 

A su vez el 1.561 señala que:

El arrendatario debe devolver la finca, al concluir el arriendo, tal como la recibió, salvo lo que hubiese perecido o se hubiese menoscabado por el tiempo o por causa inevitable.

Teniendo en cuenta que el mantenimiento y conservación de un jardín puede llegar a ser sumamente oneroso y por lo tanto difícilmente encuadrable en el uso como un diligente padre de familia parece muy oportuno recomendar que en un contrato de arrendamiento de una vivienda con jardín se especifique claramente lo que atañe a la conservación del mismo, es decir las obligaciones adicionales que contrae el inquilino en lo que respecta a ese jardín, y se afiancen debidamente esas obligaciones.

Pero la regla general seria que pactado en el contrato, sea el inquilino quien se encarga de los cuidados y mantenimientos del jardín.

¿Quien paga las reparaciones de una vivienda alquilada de forma general?

"Se ha roto la persiana de la habitación", "la cisterna del baño no me funciona", "la lavadora no centrifuga bien" etc. como éstas, son muchas las circunstancias que se producen a diario en pisos arrendados y saber quién debe pagar las reparaciones (inquilino o arrendador) lleva muchas veces a que exista conflicto entre ambas partes


La respuesta es en muchos casos complicada, a pesar de que la ley de arrendamientos urbanos contempla en su artículo 21 la cuestión, hay muchos matices que se escapan y es importante casi aclararlos punto por punto.


1) inicialmente el casero tiene la obligación de realizar y pagar todas las reparaciones de conservación de la vivienda para asegurar el mantenimiento de la habitabilidad

2) exceptuando dos circunstancias o casos: que el inquilino haya sido el causante del daño o que se trate de una ‘pequeña’ reparación propiciada por el desgaste del uso de la vivienda

¿Quien debe hacerse carga de las reparaciones en una casa alquilada? Caso por caso.

REPARACIÓN DE AVERÍAS EN GENERAL

Con carácter general las averías las abona el propietariosalvo por un mal uso (negligencia) o daño intencionado (dolo) por parte del arrendatario. El inquilino es quien debe correr con los gastos de un mantenimiento normal, excluidas las averías. 
En relación con la obligación del propietario arrendador de realizar las reparaciones necesarias en la cosa arrendada, el art. 1554.2 del Código Civil dispone que el arrendador está obligado a hacer "todas las reparaciones necesarias a fin de conservarla (la cosa arrendada) en estado de servir para el uso a que ha sido destinada". 
Y el art. 21.1º Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), bajo el título "conservación de la vivienda", reitera esta obligación al imponer al arrendador el deber de "realizar, sin derecho a elevar por ello la renta, todas las reparaciones que sean necesarias para conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad para servir al uso convenido, salvo que el deterioro de cuya reparación se trate sea imputable al arrendatario...".

Garantias. ¿Aval bancario o seguro de alquiler? ¿Cuál elegir?

La morosidad es uno de los temas que más preocupa a los propietarios a la hora de poner una casa en alquiler, un mercado que, aunque creciente, aún es escaso en España. 

Para intentar solventar esta barrera existen diferentes productos como el aval bancario o el seguro de impago del alquiler pero ¿en qué consisten exactamente? ¿Cuánto cuestan? ¿Cómo se contratan? Y, sobre todo, ¿cómo funcionan si hay que recurrir a ellos?

¿Qué son exactamente?

Vayamos paso a paso. Lo primero es saber qué es cada producto. Desde BBVA señalan que el aval es “un contrato de afianzamiento, mediante el cual el banco garantiza ante un tercero que vamos a cumplir una obligación”. Es decir, el inquilino garantiza con su entidad que va a hacer frente al pago del alquiler. En la práctica, lo más habitual es tener bloqueada, “pignorada”, en la cuenta una cantidad y asumir una serie de gastos de mantenimiento de ese aval para que el propietario del piso pueda requerirlo en caso de impago de la renta.

Las diferentes alternativas para alquilar una casa de forma segura.


Aunque alquilar una vivienda tiene muchas ventajas, el miedo a un impago por parte del inquilino o a que la vivienda sufra daños desincentiva a muchos propietarios. En artículo sobre el alquiler te explicamos las diferentes alternativas con las que cuentan los propietarios para alquilar una casa de forma segura, entre las que destacan la cuidada selección del inquilino o la elección y búsqueda de garantias adicionales como la contratación de seguros que cubran impago y daños o la solicitud al inquilino de un aval bancario o personal.

El propietario tiene una serie de alternativas para ‘blindarse’ a la hora de sacar su piso al mercado y evitar sobresaltos. Son las siguientes:

sábado, 5 de noviembre de 2016

Jubilación parcial: ¿Es posible la acumulación interanual en un sólo tramo?

Tradicionalmente han existido empresas que han venido siguiendo la práctica de acumular las jornadas de los trabajadores que accedían a la situación de jubilación parcial en el primer año o primeros meses de vigencia de la misma. De este modo, los jubilados parciales concentran la prestación de sus servicios durante el primer año del contrato, desvinculándose de la actividad productiva de la empresa durante el resto de su relación laboral hasta la fecha de su jubilación total, si bien durante ese tiempo mantienen la retribución y alta y cotización en la Seguridad Social.
Los órganos gestores de la Seguridad Social, la Inspección de Trabajo y los Tribunales han venido interpretando esta práctica como constitutiva de un fraude de ley por parte de las empresas dado que, de facto, ello supone la extinción del vínculo laboral con el trabajador y, por tanto, estaríamos realmente ante el supuesto de la anticipación de la jubilación, con la consiguiente incidencia en la pensión, esto es, la necesaria aplicación de los coeficientes reductores según la edad de verdadero cese en la actividad laboral.

domingo, 16 de octubre de 2016

Los mejores cauces para interponer el recurso de súplica.

Como es sabido, el Recurso de Suplicación, dado su carácter extraordinario, sólo puede interponerse al amparo de los motivos tasados en el artículo 193 de la LRJS, siendo el primero de esos motivos el que regula la impugnación procesal de sentencias y autos recurribles en suplicación. Los motivos desarrollados en el artículo 193 de la LRJS pueden combinarse de diferentes formas:

¿Es obligatorio tener taquillas y vestuarios en la empresa? ¿La empresa debe lavarme la ropa?¿Que se considera ropa especial de trabajo?

Son muchas las cuestiones variadas que se pueden plantear sobre la indumentaria de trabajo y la adecuación de instalaciones en la empresa para poder efectuar los cambios de ropa oportuno según el tipo de trabajo que se desempeño. 

Por ello, hoy trataremos de responder basicamente a las 3 preguntas más frecuentes. ¿Es obligatorio tener taquillas y vestuarios en las empresas? ¿Si uso ropa de trabajo especial la empresa es la responsable de lavarmela? ¿Que se considera ropa de trabajo especial? Vayamos pues por partes respondiendo a cada una de ellas: